Por lo que el presidente de la Comisión de Seguridad y Justicia, Enrique Velázquez, convocó a una mesa de análisis con especialistas en el tema.

Por Rosario Bareño

Operan en la clandestinidad 200 empresas de seguridad privada en Jalisco y 2 mil en el país, aunado a las que existen de forma irregular incurren en prácticas monopólicas, en subcontratación y explotación de sus elementos, por lo que se buscará regular a las empresas de seguridad privada.

El presidente de la Comisión de Seguridad y Justicia, Enrique Velázquez, convocó a una mesa de análisis con especialistas en el tema.

Está teniendo mucho auge este sector, sin embargo piden requisitos absurdos a las empresas y se regulará para que haya piso parejo, indicó el legislador perredista, aunque admitió existe un monopolio de grupos que se quedan y concentran contratos gubernamentales.

Se elaborará un documento base con los planteamientos de las empresas, expertos en el tema y estima que en 1 año se podrá tener la Ley, agregó.

Hay un gran número de empresas que viajan a la Ciudad de México por un permiso federal, lo que refleja que “algo está mal en el Estado”.

Las condiciones laborales son críticas las de los elementos de seguridad de las empresas con salarios e 5, 4 mil pesos y hasta menos.

Hay explotación y subcontratación que deben regularizarse, refirió Velázquez.

Francisco José Avelar Ramírez, presidente nacional de la Unión de Empresas de Seguridad Privada y Adherentes, dijo que ha crecido en un 20% el auge de estas empresas.

A nivel nacional son 2 mil empresas que operan en la clandestinidad y en Jalisco son entre 100 y 200 que no tienen registro, domicilio y sus empleados “no conocemos ni quienes son, lo que perjudica al mercado”.

Ya que el usuario, aseveró considera que contratar una empresa privada es por el precio más bajo, contratando servicios de baja calidad y empleados sin prestaciones y sin estar capacitados y cuando ocurre algo empiezan a moverse todos porque no son localizables”.

En la entidad son 300 empresas registradas con autorización del Consejo Estatal de Seguridad Pública y registro Federal.

“El tema es que en el Estado no es sólo la certificación son dos temas diferentes ,la autorización para funcionar y registrarse como empresa de seguridad “.

Las empresas irregulares están a la sombra de la ilegalidad “nosotros cada año pagamos un refrendo a la Federación y al Estado para continuar con nuestro registro y debemos mostrar al Estado que seguimos capacitando al personal”.

El costo en el Estado por un refrendo es arriba de 20 mil pesos y hay unas 200 empresas irregulares “saquemos números ” de cuanto deja de recibir el Estado.

Citó el ejemplo sobre la competencia desleal en Estados, como el caso de Guanajuato en que el costo por el registro es de 100 mil pesos, por arriba de la Federación.