Buscan más y mejores elementos, así como regular a todas las fuerzas del orden

Por Daniel Martínez

En Morelos no sólo hacen falta más de seis mil policías, sino que muchos de los que están no son aptos para el servicio, reconoció José Antonio Ortiz Guarneros, al hacer un resumen de la situación de la policía estatal que, pese a sus limitaciones, advirtió: “Tenemos con qué combatir la delincuencia”.

Faltan patrullas, 97 de las 455 existentes deben ser sustituidas, lo que se hará paulatinamente desde 2019; tampoco hay uniformes suficientes, pero en el primer semestre del año entrante todos los elementos estrenarán.

En la mesa de seguridad entre las autoridades estatales y federales, se ofreció el informe de la situación actual de las policías, y se dieron a conocer datos que significan alarma pero, de acuerdo con Ortiz Guarneros, se están atendiendo. Por ejemplo: 301 elementos de la policía estatal no acreditaron exámenes de control de confianza; no existe control ni supervisión sobre las empresas de seguridad privada, y en 2018 no hubo reclutas en la academia de policía del estado que requiere de 11 mil elementos para cubrir toda la entidad.

El rezago en formación de policías es una de las razones de la falta de elementos. En los últimos seis años se formaron apenas a 258 elementos, ninguno en 2018; para enfrentar este rezago, el estado deberá reclutar, capacitar y entrenar a mil 250 elementos anuales durante todo el sexenio, con lo que lograría alcanzarse la meta que sugiere la Organización de las Naciones Unidas de 11 mil 200 policías para dar vigilancia y seguridad a toda la población del estado, aseguró el comisionado.

También se capacitará a los elementos existentes, ya que algunos son incapaces de integrar un reporte porque no saben leer ni escribir correctamente, reconoció. Y advirtió que la capacitación deberá también alcanzar a cuerpos de seguridad privada, cuyos elementos funcionan muchas veces como informantes del crimen organizado, explicó.

El comisionado expuso que para mantener operativo y transformar el Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5) en una unidad que realice labores de inteligencia y genere información para trazar políticas públicas en materia de seguridad, es necesario invertir alrededor de dos mil millones de pesos.

Respecto a la situación de los Centros de Reinserción Social, el comisionado informó que se tiene una sobrepoblación de 26.16 por ciento, al tener tres mil 293 personas privadas de libertad y una capacidad de apenas dos mil 610 para alojarlos. Igualmente, hacen falta alrededor de 600 custodios para mantener la vigilancia en las prisiones, porque apenas se tienen 484 elementos activos en esa función, lo que provoca desatención en algunas áreas.